Kurban Bayramı

El Kurban Bayramı es la celebración en Turquia más parecida a las navidades, en el sentido en que es cuando la gente va a los pueblos de sus familias a visitarlos una vez al año, festejar juntos y comer un montón. Aqui acaban los parecidos ya que lo que festejan es la historia de Abraham, al que Dios o Allah (depende el cuento que te sea más afín) le pidió sacrificar a su hijo como prueba de sumisión y justo antes de hacerlo intervino y le hizo sacrificar una oveja en vez(vaya deidad más caprichosa…). Así aqui en los pueblos también sacrifican a un animal y lo reparten a partes iguales entre familia, vecinos y gente necesitada.

Para mi esta festividad significa una semana de vacaciones en el trabajo y la universidad, que coincidió con la visita de Daniel, mi apreciado amigo alemán que conozco desde que Hilal estaba en Barcelona. Junto a su amigo habían comprado un coche en Alemania y hecho el trayecto Darmstadt-Estambul y tras quedarse unos días visitando harían el camino inverso. Cabe decir que estos dos estrafalarios amigos se acababan de graduar y decidieron hacerse un corte de pelo mullet, dejarse bigote y vestir de traje cada vez que tomaban el coche asi que no tuve más remedio(bueno, no insisitieron mucho tampoco) que unirme a la tradición de trajearse y dejarse bigote(ver fotos adjuntas). Aprovechamos su potente Volvo para hacer una escapada de un par de días al lago Abant, a unos 300 km al este de Estambul, unas fáciles 3 horas en coche pero con el tráfico de la festividad nos llevó más de 6. Una vez llegados aparcamos el coche en el paseo que circunda el lago, buscamos madera, hicimos una hoguera y cenamos a la escasa luz de las estrellas. Al día siguiente, después de un fuerte desayuno hicimos un poco de excursionismo hasta uno de los picos cercanos, a unos 1700m de altura (el lago está a 1400m) para tener una buena perspectiva del lago. Tras descender y hacer una última parada en una cálida cabaña donde comimos un exquisito kofte(albóndigas de carne picada y especies) iniciamos el camino de regreso a Estambul.

Bayram

Cada año en Turquía, hay una festividad llamada Bayram que celebra el final del ramadán. Vendría a ser una Semana Santa en el que la gente aprovecha para hacer unas mini-vacaciones dentro del pais. Nosotros nos decidimos por el sur ya que tenia interes por ver las tan afamadas costas turcas. Tras un largo viaje(como en Semana Santa el tráfico es una constante) llegamos a Fethiye, una ciudad costera 800km al sur de Estambul. A media hora esta Oludeniz, que siempre sale en la lista de las mejores playas del mundo. Es un espacio natural protegido famoso por sus aguas turquesas, y el hecho de que en un cierto momento la playa se cierra en una especie de lago de aguas tranquilas. En ese pequeño paraiso pasamos el primer dia. Al dia siguiente hicimos un crucero de un dia por unas islas cercanas. El barco va parando en varias de ellas y durante un rato te puedes bañar en sus costas. Durante la excursion comes pescado en el barco y disfrutas de las vistas de las diferentes islas.

Tras Fethiye nos fuimos un poco más al sur, al valle de las mariposas(kelebekler vadisi), una cala al final de un profundo valle, famoso por sus mariposas en mayo y octubre y por ser un camping hippie años atrás. Ahora es un rincón paradisiaco en el que el único metodo de acceso es por barco, o para los más aventureros como nosotros, por un camino montañoso que se transforma en casi escalada con momentos de paredes a 90 grados en los que hay que deslizarse en cuerda. El camino de una hora y media vale la pena al llegar a la playa y encontrarse con ese paisaje natural, tan bien conservado y recóndito. Flotar en sus aguas turquesas borra de un plumazo cualquier preocupación y le da paz al alma. Un parentesis de aguas turquesas antes de volver a la gran ciudad.

Iftar

Esta es la ultima semana del Ramadan, el mes en el que los musulmanes practicantes ayunan durante el dia, desde el alba hasta el anochecer.

Personalmente tenia curiosidad por ver como se viviria en una ciudad moderna como Estambul esta tradicion. Se nota en algunos pequenos detalles (al salir del trabajo hay mesas preparadas y gente reunida para comer cuando se pone el sol) pero en general la vida sigue siendo la misma, la gente sigue comiendo y bebiendo y trabajando y viviendo. En mi oficina hay poca gente que lo sigue(he calculado un 5%) y es mi parecer que al menos en esta ciudad se va a ir perdiendo con el tiempo. Aunque de momento sigue siendo ampliamente seguido aqui, el ambiente joven y con estudios que me rodea(y en general la actual joven generacion turca de Estambul) lo respeta pero no lo sigue o algunos deciden hacerlo algun dia puntual o no tomar alcohol durante ese mes.

El iftar es la comida tras la puesta del sol que rompe el ayuno diario durante el mes del Ramadan. Es un momento ceremonioso en el que la gente practicante se reune y comen juntos (hay diversas comidas especiales como un tipo de pan, ramazan pidesi, pero se puede hacer con cualquier comida normal).

Habia escuchado que era una experiencia interesante ir a la entrada de una mezquita para ver la gente celebrarlo. Asi que con mi amiga Yeliz(que aun viviendo aqui toda su vida no lo habia visto antes) nos dirigimos a la mezquita de Eyup, en el cuerno de oro, en un barrio trabajador y mas tradicional. El recorrido desde la parada de autobus hasta la plaza estaba lleno de stands vendiendo todo tipo de productos relacionados con el Ramadan, de decoracion o comida. Al llegar a la plaza frente a la mezquita, tan solo unos minutos despues de que el iman cantara y la gente empezara a comer, nos encontramos con una gran multitud sentada en circulos de familias comiendo elaborados menus de comida casera. La imagen era bastante bella, con la gente sentada en alfombras, una fuente central y la mezquita de fondo con un gran letrero colgado entre los minaretes: gente de todas las edades disfrutando al fin de la gratificante comida y bebida. Al parecer el ayuntamiento reparte comida para los que no se la pueden permitir. Nosotros nos compramos un bocadillo y nos sentamos en el suelo de marmol intentando mezclarnos con la gente y observamos con curiosidad la celebracion de tan interesante ritual.

Bosque de Belgrado

Este fin de semana volvi a participar en una fun run(carrera popular) en Belgrat Ormanı, un bosque de 5500 hectareas al norte de Estambul. La carrera son 6 km alrededor de un lago que organiza un club de corredores llamado Adım adım(paso a paso). Belgrat ormanı es un tupido y frondoso bosque de robles asi que en verano el calor no es un gran problema pero la humedad extrema de Estambul hace mella al final del recorrido. Como siempra habia un gran ambiente, mucho compañerismo,algunos españoles y extranjeros. El ganador fue un etiope muy majo, fan del barça y yo logre quedar 22avo de 86 participantes.