Costa asiatica

Imagen

Costa asiatica

La costa asiatica durante una carrera matinal

Anuncios

Boda

Las bodas son uno de los rituales más interesantes de los seres humanos. Y si esa unión es entre una amiga turca y un amigo sueco en una ladera con vistas al Bósforo, el estrecho que cruza Estambul, interesante es un adjetivo que se queda corto. Posiblemente la boda más peculiar, diferente, moderna y unificadora de culturas de las que haya asistido.

Para empezar el lugar elegido junto al segundo puente que cruza el Bósforo te dejaba sin aliento. Luego el hecho de unir en una misma ceremonia a las culturas turcas y suecas(sazonado con representación española, mejicana, alemana y hasta de Senegal) y fusionar de forma tan armónica sus diferentes tradiciones fue todo un logro. La boda se dividió en bloques de discursos de ambas familias y amigos, con dos presentadores que iban invitando a los “ponientes” a ir junto a los novios, sentado de espaldas a las impresionantes vistas, y pronunciar unas palabras. Aún a riesgo de ser poco objetivo, el discurso de Hilal fue de los más emotivos, con la novia llorando y varios invitados acercándose a felicitarla.

Mientras escuchábamos los discursos, en cada mesa habia un pequeño dossier con una breve descripción de los invitados que se sentaban en cada mesa, dándote la oportunidad de conocer sus nombres, su procedencia y algún detalle curioso. Incluso la comida tenía detalles de ambos paises(algún canapé con las banderas de ambos paises).

Y luego en la pista de baile empezamos con un baile tradicional turco muy entretenido en el que se baila en circulo con las manos unidas por los meñiques. A continuación una surtida mezcla de canciones suecas, españolas, turcas y demás.

Hacia media noche la boda oficial se daba por terminada y la sección joven de la boda(unos 70) nos desplazamos en minibus y taxis a un puerto cercano para empezar el after party: una fiesta a bordo de un barco que se desplazaba lentamente por el Bósforo nocturno, cruzando los puentes iluminados y permitiéndonos bailar y disfrutar de la unión de estos dos grandes amigos hasta altas horas de la mañana. Que gran manera de celebrar esta unión que no hace sino confirmar que el amor es capaz de unir culturas tan diferentes y a la vez tan iguales. Que seáis muy felices  Çagil y Anders!

 

Bodrum

Bodrum es una península en la costa sureste de Turquía y la ciudad del mismo nombre es famosa por ser un centro turístico tanto para los turcos como para extranjeros con cierto poder adquisitivo. Hace unas semanas tuve la suerte de escaparme un fin de semana alli con Hilal ya que su familia tiene una casa de verano. Creo que me enamore del lugar en cuanto el autocar entró en la ciudad de casitas blancas en la ladera de la montaña y la experiencia del fin de semana no me hizo cambiar de opinión.

La casa esta en una ladera que permite una panorámica del mar y las islas vecinas que te regala una tranquilidad inmediata.Tras un clásico desayuno turco con vistas al mar, alquilamos un coche para hacer un recorrido por la península con el matriarcado de su familia, ya que es más fácil para desplazarse por las sinuosas curvas de la zona. Nuestro destino era Gümüslük, un pueblecito de pescadores situado en las antiguas ruinas de la ciudad grieda de Mindos, ahora sumergida y considerada una de las mejores ruinas subacuáticas del mundo. Aparte de lo encantador de pasear por el pueblecito y sus restaurantes en la costa, lo interesante es que puedes caminar por el agua hasta las rodillas hasta la cercana isla de los conejos. Tras el primer baño de la temporada y tras dejar a las mujeres en casa, nos fuimos con Hilal a investigar Türkbükü, la costa con bares y discotecas,destino habitual de estrellas como Tom Hanks, Brangelina o Madonna. Es un puerto dividido por un puente, y a un lado hay los bares para gente “humilde” y al otro lado los bares y discotecas de alto standing.

El día siguiente bajamos a la playa cerca de lacasa a disfrutar de un tranquilo dia nadando y poniendonos morenos y por la tarde, antes de devolver el coche y volver a Estambul, paseamos con las mujeres por el bien conservado centro de Bodrum. Ah, un fin de semana en el paraiso…

Santa Sofia revisitada

Por fin he encontrado un bar donde puedo ver las carreras de Moto GP, ya que la cadena de television española que las emite no deja ver las carreras en directo fuera de España. El bar en cuestión está en el barrio histórico de la ciudad y es un pub irlandés en toda regla,como los que abundan en Barcelona,pero de los que sólo he visto un par aqui:eso incluye cerveza guiness y 10 televisores donde emiten todos los deportes posibles.

La cuestión es que la útlima vez que fui llegué con algo de tiempo y decidí acercarme a Santa Sofia aprovechando la muzeekart que tengo como estudiante. Fue menos de media hora pero suficiente para volver a sugestionarme ante la majestuosidad y, sobre todo, el ambiente enigmático de esas lámpara flotando como nenúfares en el espacio central.

Otro mundo

A veces uno tiene la oportunidad de dar un atisbo a un mundo que no le pertenece. En esta ocasión fuimos con dos amigos del trabajo a una urbanización de clase alta donde estamos haciendo la reforma interior de una de las casas.

La urbanización está en Beykoz, al norte de la ciudad, en un area que parece ajena al bullicio de la ciudad, enmarcada en la ladera de una montaña con sonido a silencio y a grillo.

La casa que visitamos era la de la hermana del propietario, una galerista que usa su casa para exhibiir obras de artistas cubanos y turcos(e incluso alguna obra de David Lynch) y donde organiza suntuosas fiestas para venderlas. La casa, más pequeña que la que reformamos, está tan solo valorada en 2 millones de dolares y decorada por obras de arte hechas con materiales reciclados(rondando los 15000 euros por pieza). Mientras Osman  hablaba con la propietaria sobra la piscina a renovar, con Hatice paseamos por la casa admirando las perturbadoras obras de arte, la pareja de loros(cada uno 2000$) y la lujosa decoración de la casa, mientras el sol se ponía y nos sentiamos ajenos a aquel ambiente,preguntándonos como puede ser que alguna gente viva una vida tan ajena de la realidad cotidina, nadando en monedas de oro.

Ya con la noche caida la mujer nos ofreció una tabla de quesos(cuanto tiempo sin probar el roquefort) y vino blanco mientras nos contaba anécdotas de la vida de los ricos, desde sobornos a policías para evitar una multa,hasta vacaciones en un barco por las aguas turquesas del sur de Turquia pasando por una vida que le habia permitido durante años vivir 6 meses en cuba y los otros 6 meses en Estambul. Ya oscura la noche volvimos lentamente en coche a nuestra realidad sabiendo que habíamos visto por una rendija otra realidad, otro mundo.